Sus Inicios

Sus Inicios

>

            

 Desde su creación, en los años setenta, hasta el presente, más de treinta años después, la Programación Neurolingüistica ha tenido un desarrollo impresionante y ha aumentado a tal grado sus campos de aplicación, que se hace un poco complicado poderla definir de manera clara. Lenin Wilhelm, Director del Instituto Venezolano de Programación Neurolingüistica, quien se formara con Richard Bandler, uno de los creadores de este modelo, plantea lo siguiente al respecto:

El objetivo de sus creadores Richard Bandler y John Grinder, estuvo y continúa orientado en la construcción de un modelo eficaz, mas que en la construcción de una teoría, ya que la finalidad de una teoría es el poder proporcionar un intento de explicación o de interpretación de la pregunta ¿Porqué esto es así?, mientras que la función de un modelo, es el de describir el funcionamiento de dicho fenómeno y poder crear una réplica, una estructura de lo observado y posteriormente reproducirlo a voluntad, tarea a la cual los creadores, llamaron “modelado”, por lo cual en la actualidad definimos a la PNL como el modelado de la experiencia subjetiva humana, ya que estudia y describe, cómo pensamos, cómo sentimos y cómo nos comportamos y evaluamos los distintos comportamientos propios y ajenos.

Por su parte, Joseph O`Connor y John Seymour, dos de los primeros estudiosos de esta herramienta, especifican que la PNL no sólo es un quehacer humano, sino que tiene una metodología de trabajo y una capacidad de adaptación sorprendente, que la pueden designar como ciencia.

La PNL es el arte y la ciencia de la excelencia personal. Es un arte, porque cada uno da su toque único personal y de estilo a lo que esté haciendo, esto nunca se puede expresar con palabras o técnicas. Es una ciencia, porque hay un método y un proceso para descubrir los modelos empleados por individuos sobresalientes en un campo para obtener resultados sobresalientes.

Tres son los principios de la Programación Neurolingüística, sobre los cuales se cimenta toda su estructura, a saber


a. Claridad del objetivo: La PNL se enfoca en la conducta, y tal vez esta sea su gran diferencia con el resto de los modelos terapéuticos. Lo importante es saber qué quiere la persona, y esto lo plantea la PNL de una forma muy original: Qué SI quiero. Si analizamos el lenguaje de muchos individuos, vemos como los objetivos tienden a plantearse de manera negativa: No quiero fracasar, no quiero ser gorda, no quiero estar solo, etc. Esto no es correcto, pues ya se ha planteado de manera clara a través de los estudios neurológicos que el cerebro funciona de forma analógica, es decir, no entiende el no. Si le pedimos a una persona que cierre los ojos y no piense en un conejo blanco, la imagen que vendrá a su mente será la del conejo blanco, pues el cerebro responderá de manera automática al estímulo, a la palabra “conejo”.


Por esta razón, debemos enfocarnos en el objetivo, en qué realmente queremos y expresarlo de manera positiva, para que la imagen que nuestro cerebro recree sea de lo que realmente queremos, y no de lo contrario. Lo correcto seria decir, en los casos antes citados: Quiero ser exitoso, quiero ser delgada, quiero tener una pareja…


b. Agudeza sensorial: Esto se requiere para poder conectarnos con nosotros mismos, con nuestros recursos, con nuestros estados potenciadores, para alcanzar los objetivos. Igualmente, aprender a calibrar y entender a quienes nos rodean, de tal forma que nuestra comunicación sea realmente efectiva. Debemos acostumbrar a nuestros sentidos a percibir más allá de lo evidente, pues muchas veces dejamos pasar información importante para resolver situaciones determinadas.

c. Flexibilidad de conducta: El tener la capacidad de observarnos constantemente y percatarnos sobre cómo está siendo el resultado de nuestra comunicación, nos permite evaluar también cómo estamos interactuando con el mundo. Pero esto de nada nos sirve si no tenemos la suficiente flexibilidad de conducta para adecuar, modificar o cambiar lo que estamos haciendo si descubrimos que no responde a nuestro objetivo. El ser humano, en muchas oportunidades por motivos de educación, economía de esfuerzo o desconocimiento; tiende a mantener conductas inadecuadas por temor o resistencia al cambio. La flexibilidad de conducta nos permite aumentar nuestra capacidad de adaptabilidad y nuestros recursos para afrontar situaciones distintas. Si seguimos haciendo lo mismo posiblemente continuemos obtenido el mismo resultado. Si queremos resultados distintos debemos hacer cosas distintas.

Existe un concepto en PNL el cual creemos necesario destacar y sobre el cual el IVPNL hace especial énfasis. Para la Programación Neurolingüistica el ser humano habita diferentes sistemas (familia, empresa o institución, país, mundo, etc.). Además, él es en sí mismo un sistema vital. Los sistemas buscan el equilibrio de manera automática, la homeóstasis. Para la PNL las acciones que atentan contra este o estos sistemas se revierten en contra del mismo individuo que las produce, porque el sistema entrará en desequilibrio y automáticamente buscará equilibrarse. Por esa razón en todas las técnicas de intervención de PNL uno de los puntos que se chequea es la ecología. Si una persona quiere ser más productivo pero eso significa trabajar 14 horas durante siete días a la semana, ese objetivo no es ecológico, atenta contra él como sistema. Si para lograr una meta hay que causarle daño consciente a otro ser humano, tampoco existe ecología. Debemos entender que tenemos una responsabilidad muy grande con la ecología y chequear constantemente cómo nos desempeñamos en esta área.

La Programación Neurolingüistica nace en 1973, aunque al principio consistió sólo en una propuesta lingüística denominada Metamodelo Comunicacional, es decir, un modelo para llegar a descubrir realmente el fondo de la comunicación humana. Sus creadores fueron Richard Bandler; matemático, psicólogo y experto en informática y John Grinder; lingüista y profesor ayudante en lingüística en la universidad de California en Santa Cruz, donde estudiaba Bandler su doctorado.

Este modelo es el resultado de una tesis doctoral titulada La Estructura de la Magia, desarrollada en conjunto y que consistía en una serie de principios que planteaban básicamente que la mente y el lenguaje se pueden programar de tal forma que actúen sobre la fisiología y la conducta del individuo.

La idea nació a partir de la observación del trabajo de tres terapeutas de punta de la época; Fritz Perls, fundador de la escuela de Terapia Gestáltica; Milton Erickson refundador de la hipnosis, la cual llevó a escalas muy altas de eficacia y Virginia Satir, la exitosa y novedosa terapeuta familiar, quien había alcanzado un éxito notorio en la resolución de conflictos familiares que muchos otros terapeutas habían rechazado. Bandler y Grinder descubrieron a través de su investigación que a pesar de que estos tres profesionales tenían métodos distintos para desarrollar su trabajo y obtener sus resultados y que entre ellos no había ningún o muy poco contacto, coincidían en muchos aspectos en su estilo de intervención, especialmente en lo referente al empleo del lenguaje, tanto a nivel oral como gestual. Este descubrimiento los llevó a establecer los patrones empleados por estos terapeutas, depurarlos, estructurarlos y crear su modelo de intervención. El resultado fue la tesis doctoral antes mencionada, que posteriormente se convertiría en el primer libro de Programación Neurolingüistica.

En la primavera de 1976, en las montañas de Santa Cruz y luego de treinta y seis horas de una maratónica sesión de discusión sobre los descubrimientos que habían realizado y sus posibles alcances, Bandler y Grinder decidieron bautizarlos con el nombre de Programación Neurolingüistica. Esta novedosa ciencia ha tenido desde entonces un desarrollo extraordinario a nivel internacional, siendo hoy en día la técnica más empleada en mayor cantidad de campos del quehacer humano, desde la educación hasta la gerencia.

A partir de allí la PNL se ha venido perfeccionando con las consiguientes investigaciones de Bandler y Grinder y el apoyo de otros investigadores, quienes se han dedicado a desarrollarla, como el caso de Joseph O´Connor, John Seymour, Alexa Mohl y muy especialmente Robert Dilts, quien ha hecho aportes invaluables para su avance. En Venezuela, en el año 1999 nace el Instituto Venezolano de Programación Neurolingüistica de la mano de Lenin Wilhelm, especialista en terapia de grupo y comportamiento humano, quien se formara en PNL, entre otros profesionales, con Richard Bandler, uno de los cocreadores del modelo. Desde esa época y hasta los actuales momentos se ha dedicado a difundir esta herramienta en el campo del crecimiento personal y la capacitación empresarial. Actualmente, dentro de los estudios formales que ofrece el instituto, está la formación como Practitioner en PNL, el Master en PNL y la Formación de Facilitadores. Ya cuenta en sus filas con más de quinientos egresados.

¿Te gustaría recibir información de nuestros eventos y próximos diplomados? Escribe tu nombre y correo electrónico abajo

Home

La PNL

¿Quiénes Somos?

Registros

Servicios

Eventos

PREGUNTAS FRECUENTES

Main Menu

Visitantes

Tenemos 32 visitantes en Línea

Frases Célebres

Cierra los ojos y podrás ver. – Joseph Joubert

Contáctanos







Ubícanos

Nuestra dirección:                                  

Urbanización Los Ruices - Av. Francisco de Miranda,             

Edificio Centro Empresarial Miranda - Piso 5 - Oficina 5G.

Caracas - Venezuela.

 

Horario de atención al cliente:

Lunes a Viernes: 8:00 a.m A 12m / 1:00p.m A 5:00p.m

Números de teléfono:

(+58) (212) 237 62 73

(+58) (212) 914 70 60

S5 Box

Register

*
*
*
*
*
*

Fields marked with an asterisk (*) are required.


ivpnl